Son observación, organización espacial, concentración, imaginación, y porqué no... ¡Momentos de diversión y entretenimiento!
Ningún niño es demasiado pequeño para hacer puzzles. A partir de unos 14 meses, podemos ofrecerles puzzles        de 2 o 3 piezas, aumen-        tando la dificultad según gana destreza, pero poco a poco para evitar frustrarles.
No sOn SoLo PuZZLeS...
Un puzzle adecuado a cada edad y experiencia, será una excelente fuente educativa que potenciará sus habilidades cognitivas, motrices,
Ver más...
   de pensamiento lógico         y creativo, visión espacial y coordinación motriz,    capacidad de análisis,            síntesis, pensamiento   en tres dimensiones...
  ...e incluso ayudará              a forjar una actitud positiva para enfrentarse a   los posteriores retos del día a día.